¿Puedo ayudarle? Llámenos  91 549 55 64

El heredero - HIDALGO OLMOS ASESORES, Abogados especialistas en suceciones en Madrid

QUIÉN PUEDE SER HEREDERO

Pueden ser herederos todas las personas físicas o jurídicas que no se encuentren incapacitadas por ley.

El "nasciturus", es decir el concebido aun no nacido cuando la viuda esté embarazada a la fecha del fallecimiento del causante.

Los herederos pueden ser "voluntarios", cuando figuran como tales en el testamento y suceden al testador en la titularidad de los bienes y derechos que componen su patrimonio; o "forzosos", cuando la Ley les reconoce el derecho a heredar la llamada legítima. Son herederos forzosos, los hijos y descendientes y, en su defecto, los padres y ascendientes. Por su parte, el viudo o la viuda heredará según marca la Ley.

EL HEREDERO FORZOSO Y LA LEGÍTIMA

La legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos, que son:

- Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes, en la cantidad de dos terceras partes del haber hereditario.

- A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes, en la cantidad de la mitad del haber hereditario, salvo que exista cónyuge viudo, en cuyo caso será un tercio de la herencia.

- El viudo o viuda, cuando existan descendientes tendrá derecho al usufructo del tercio de mejora, cuando sólo existan ascendientes tendrá derecho al usufructo de la mitad de la herencia; cuando no existan descendientes ni ascendientes tendrá derecho al usufructo de dos tercios de la herencia.

Sólo tendrá derecho a parte de la herencia el cónyuge viudo que no se halle separado judicialmente o de hecho del causante a la fecha del fallecimiento.

EL TERCIO DE MEJORA Y EL TERCIO DE LIBRE DISPOSICIÓN

El testador podrá disponer en concepto de mejora a favor de alguno o algunos de sus hijos o descendientes, de una de las dos terceras partes destinadas a legítima.

A parte de los dos tercios de legítima y mejora, el testador podrá disponer libremente del tercio de libre disposición, pudiendo otorgar este tercio a un heredero forzoso o a cualquier otra persona.

LA DESHEREDACIÓN

Las causas para desheredar se hallan específicamente recogidas en el Código Civil, son:

- Respecto de sus hijos los padres que abandonaren, prostituyeren o corrompieren a estos.
- El que fuere condenado en juicio por haber atentado contra la vida del testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes. Si el ofensor fuere heredero forzoso, perderá su derecho a la legítima.
- El que hubiese acusado al testador de delito al que la ley señale pena no inferior a la de presidio o prisión mayor, cuando la acusación sea declarada calumniosa
- El heredero mayor de edad que, sabedor de la muerte violenta del testador, no la hubiese denunciado dentro de un mes a la justicia, cuando ésta no hubiera procedido ya de oficio. Cesará esta prohibición en los casos en que, según la ley, no hay la obligación de acusar.
- El que, con amenaza, fraude o violencia, obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.
- El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior.
- Tratándose de la sucesión de una persona con discapacidad, las personas con derecho a la herencia que no le hubieren prestado las atenciones debidas.
- Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda, o haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra.
- Haber perdido la patria potestad.
- Haber negado los alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo.
- Haber atentado uno de los padres contra la vida del otro, si no hubiere habido entre ellos reconciliación.
- Respecto de los cónyuges entre sí, haber incumplido grave o reiteradamente los deberes conyugales.

La reconciliación posterior del ofensor y del ofendido priva a éste del derecho de desheredar, y deja sin efecto la desheredación ya hecha.

Los hijos o descendientes del desheredado ocuparán su lugar y conservarán los derechos de herederos forzosos respecto a la legítima.

EL HEREDERO VOLUNTARIO Y EL LEGATARIO

En ausencia de herederos forzosos o con el resto de la herencia que no forme parte de las legítimas, el testador puede designar herederos voluntarios, que recibirán la parte de la herencia que el testador decida.

Además el testador puede designar objetos o bienes concretos, legados, que son otorgados a una persona o personas en concreto, legatarios.

LA ACEPTACIÓN Y REPUDIACIÓN DE LA HERENCIA

Para adquirir la propiedad de la herencia el heredero debe aceptarla, expresamente, en documento privado o notarial; o tácitamente, mediante la realización de actos destinados a tomar la posesión de la herencia.

Se puede aceptar la herencia "simplemente", aceptando tanto los bienes dejados en la herencia como las deudas del causante; "a beneficio de inventario", el heredero sólo responderá de las deudas hasta el importe de los bienes adjudicados.

Finalmente el heredero puede repudiar la herencia mediante documento notarial.

Las consecuencias de la aceptación de la herencia son situar al heredero en la posición del causante respecto a la titularidad de sus bienes, derechos, deudas y obligaciones, desde la fecha de su fallecimiento.

(c) 2019 Hidalgo Olmos Asesores S.L
 Gonzalo de Córdoba nº 11
28010 MADRID
Tlf: 91 549 55 64
 Fax: 91 549 89 72
www.hoasesor.com
info@hoasesor.com